Xoloitzcuincle, mejor amigo hasta la muerte

Un compañero en la vida y en la muerte, que pese a todo sobrevivió a la conquista es el xoloitzcuincle. Un pequeño dios que cohabita en el cotidiano de mexicanos y mexicanas, abriendo el paso al otro mundo; el mejor amigo hasta la muerte. 

Por Abigaíl Miranda / foto destacada: www.PalabrasClaras.Mx

El perro, considerado amigo del hombre, el fiel compañero. Desde años ancestrales ya ocupaba un lugar significativo, pero no era cualquier canino, sino uno capaz de acompañar hasta la muerte y enfrentar junto a su amo el trágico camino hacia el Mictlán.

Considerada una de las razas caninas más antiguas del mundo, alrededor de 7000 años sin haberse modificado su genética. Perro sin pelo que, a la llegada de los españoles fue considerado un caballo con enanismo

Del náhuatl Xólotl que significa deforme, extraño, esclavo o bufón y por itzcuincli, perro. Este perro extraño, según la mitología mexica elegía a su dueño y lo acompañaba durante toda su existencia, cuando su propietario fallecía el animal lo acompañaba en un viaje por el Mictlán. Si el humano había sido cruel y despiadado con su guía en vida, este no le acompañaba en muerte y tendría que desafiar en solitario su terrible travesía por el inframundo mexica.

Para los mexicas Xólotl era considerado el hermano gemelo de la serpiente emplumada Quetzalcóatl. Xólotl representaba lo contrario a su gemelo que era la vida, luz y el conocimiento. Este la oscuridad nocturna, monstruoso y desconocido.

Para los antiguos mesoamericanos, el xoloitzcuincle era una raza sagrada, fiel compañero y guardián que se caracterizaba por su falta de pelo y pérdida de dientes a temprana edad. Se pensaba ser el confort para gente con problemas reumáticos y asmáticos. Y su rostro representaba a la cara nocturna de Venus.

Fue una raza que estuvo a punto de extinguirse por el consumo alimenticio de los españoles en sus travesías
por América y el tratar de frenar las ceremonias religiosas mexicas con la evangelización. Sin embargo, se rehusó a desaparecer y sigue vigente hasta nuestros días tomando incluso un importante papel como rescate a nuestras tradiciones cuando, durante la Revolución Mexicana artistas como Frida Kahlo, Diego Rivera etc., usaron su imagen como referencia de lo que era verdadero mexicano para dejar atrás las ideas europeas que se habían creado durante el porfiriato.

El xoloitzcuincle, dios mexica, fiel compañero, territorial, amoroso y guía ante la muerte, símbolo de una parte de historia y patrimonio de un México que lucha por no quedarse en el olvido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *