De Viruela a Coronavirus. La primera gran pandemia de Tenochtitlán

Conoce como las primeras grandes pandemias traídas a América por los conquistadores españoles lograron hacer exitosa su batalla contra Tenochtitlán, la Viruela, su gran aliada.

Por: Abigaíl Miranda

Para 1520, el territorio azteca contaba con una población de 25 millones de habitantes que, gracias a sus prácticas de higiene, no se habían enfrentado a las grandes pandemias que habían atacado a Europa desde el siglo  XIV.

Estudios realizados a cuerpos hallados en territorio azteca, después de análisis realizados a sus aparatos dentales, demostraron que la viruela no fue la única enfermedad que atacó a la gran Tenochtitlán, sino que también habían registros de salmonella en sus cuerpos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Generalmente, muchas de estas pandemias se han propagando por el contacto con algunos ciertos tipos de animales, así como por la falta de higiene en la población que hace que el contacto entre humano a humano se descontrole. Como la viruela del ganado, la peste de las ratas, la gripe aviar etc.

Entre 1545 a 1550, la población tuvo una pérdida impresionante de al rededor de 15 millones debido a la tan ya conocida «Viruela y Salmonella». Fue de los prinicipales factores que ayudaron a los españoles a terminar con su conquista en América, podríamos decir que su mejor aliado.

”Las fiebres eran contagiosas, ardientes y continuas, en su mayoría letales. La lengua quedaba seca y negra. Enorme sed”, explicaba el franciscano Fray Juan de Torquemada en 1576, cuando esta pandemia hizo un segundo brote entre la población.

A diferencia de Holanda e Inglaterra que, como estrategia llevó una guerra bacteriológica en sus peleas de conquista en lo que es la actual Massachusetts, atacando a los habitantes con mantas infectadas de viruela; España ganó este mismo tipo de guerra sin planearlo, sin ser intencional.

Se cree que se originó esta propagación bacteriana por los tripulantes de los barcos que viajaban en condiciones poco saludables, contacto muy próximo entre varios hombres y animales, mala alimentación, poca higiene. Lo cual desarrolló síntomas en la tripulación como fiebres, vómito, escorbuto. Sin embargo, muchos de estos viajeros europeos, ya se habían  enfrentado con estas enfermedades durante su niñez y en su vida adulta ya eran inmunes al virus, situación en la que los Americanos no se encontraban familiarizados.

Así que al hacerse una mezcla entre europeos, africanos y americanos, más que una herencia cultural o genética, también existió una gran transmisión de enfermedades letales para la población.

Tenochtitlán perdió la batalla contra el ejército de Hernán Cortés debido a estas devastadoras muertes, que debilitaron al pueblo mexica llevándolo a la derrota y ser fácilmente colonizados, una extensa parte de la población del nuevo continente pereció, haciendo más accesible la entrada no sólo de Españoles, sino de muchos colonizadores del viejo mundo.

Sin embargo, no sólo Europa nos presentó sus males mortales, sino que se creé que después del primer o segundo regreso a tierra del ejército de Colón, llegaron los primeros casos de Sífilis que, probablemente contrajeron en América.

 

A 500 años de este suceso, nos encontramos nuevamente ante una pandemia mundial, el Covid – 19 o Coronavirus que, aunque bien sabemos se originó o tuvo su primer caso en China, se ha expandido por todo el mundo.

En nuestro ahora ombligo de la luna, México, se registraron hasta el 17 de marzo 82 casos de Covid – 19, siendo el primero confirmado a finales del mes de febrero, después de que viajeros mexicanos regresaran de viajes al extranjero realizados a Europa.

Ha generado múltiples reacciones entre la población mexicana, desde los que entran en pánico y realizan compras exageradas, los que lo toman a la ligera y consideran el estado de cuarentena como una temporada vacacional, los que también piensan que son estrategias de gobierno para des-contextualizar a la población, o una limpieza por la sobre población mundial.

Sin embargo, lo que hay que tener bien en claro es que es una nueva pandemia la cual aún no tiene vacuna y nuestro único medio de protección es tener precaución entre la población, no recurrir a lugares conglomerados y sobre todo, tener grandes hábitos de higiene que harán menos probable el contagio.

La población también, no ha tardado en vacilar sobre el resultado de esta nueva pandemia a 500 años de la primera y también traída por europeos, con la ventaja de que en estos tiempos no podrán despojarnos de las riquezas que en tiempos de conquista despojaron no sólo al pueblo mexicano, sino a toda América.

Sea cual sea tu idiosincrasia ante esta situación, lo mejor es seguir con los protocolos de seguridad para que este virus no se propague más de lo que ya está hasta el momento, terminemos exitosos esta cuarentena y pronto podamos regresar a nuestras actividades normales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *