Cómo un siniestro político fue el centinela de la hermosa planta noche buena

De seguro tiene usted en su casas o ha visto en parques de todo México la hermosa flor de Noche Buena, flor de Navidad, flor de pascua, pascuero, pastora o poinsettia, entre otros nombres; pero pocos saben su origen y como un siniestro político estadounidense custodió está hermosa y típica planta nativa de México​ y América Central. Existen más de 100 variedades cultivadas de esta especie, su tamaño va desde los 20 cms. a los 4 metros de altura.

En México, las poblaciones silvestres más grandes se encuentran en los estados de Guerrero, Oaxaca, Michoacán y Chiapas, mientras que en su forma cultivada se localiza en todo el país. ​ En su forma cultivada, las principales entidades dedicadas al cultivo de noche buena son; Morelos, Michoacán, Puebla, Estado de México, Jalisco, Veracruz, Querétaro, Guanajuato, Chiapas, Guerrero y Baja California. Se estima que en México se cultivan más de 100 diferentes variedades de esta especie.

En 1822, EEUU, envía a México el primer agente diplomático a México, el señor Joel Roberts Poinsett. Nacido en Carolina del Sur, en 1787. Fue un soldado, político y diplomático estadounidense que sirvió como encargado de negocios de Estados Unidos en México. Poinsett se desarrolló también como “agente especial”, bajo el mando del presidente James Madison, en Chile y Argentina, entre los años 1810 a 1814, para investigar las revoluciones americanas en la independencia de España. Poinsett participó en la Guerra de Independencia de Chile y en el Ejército de Chile, al mando del general José Miguel Carrera Verdugo, de quien fue amigo personal.

En 1822, Poinsett fue el primer agente de Estados Unidos en México. Él informó secretamente cada detalle del gobierno de Agustín de Iturbide, posteriormente, de 1825 a 1829 fue designado ministro plenipotenciario de su país en México, lugar donde comenzó la ordenación de la Logia de York, apoyando a Vicente Guerrero. Este diplomático y otros enviados especiales, que no eran más que imperialistas por oficio, intentaban tomar México y sus incipientes relaciones comerciales, negando a un nuevo Estado “independiente” su derecho a una Constitución, objetando su política exterior y reorganizando a sus habitantes y modos de gobiernos.

Asimismo, Poinsett pretendía invalidar los movimientos británicos, que estaban haciendo lo imposible para adquirir posiciones económicas, sociales y políticas en el nuevo territorio en formación.

Ante la posibilidad de la invasión de España en México, si es que el rey Fernando VII reconquistaba el poder, el presidente de Estados Unidos, James Monroe –prestigioso estadista, abogado, político y negociador–, dictó, a fines de 1823, “La Doctrina Monroe”, que resguardaba los intereses de América para su país –“América, para los americanos” es asumida hasta hoy por Estados Unidos–. Las monarquías serían cosa del pasado y la república liberal el nuevo modo de gobernanza en los países del continente americano.

Para 1825, las logias masónicas ya se habían instalado en México, los políticos se apoyaban en ellas para adoptar formas de gobernar, pero al ser un trabajo público, se contraponía con el “secretismo” de la época. Esto generó un plan público claro, además de la creación de una nueva logia y rito llamado “escocés”, que agrupaba individuos de tendencia republicana centralista, representantes de las clases altas muy en sintonía con el gabinete de Guadalupe Victoria, primer presidente de México. En cambio, la Logia de York era de tendencia federalista y partidaria de las ideas liberales y comerciales de Estados Unidos. Se organizaron en cinco pequeñas logias y obtuvieron la venia de la logia norteamericana.

México se vio expuesto a diversas luchas de poder entre las logias y las intervenciones extranjeras, que hicieron del país una convulsionada nación hasta 1870.

Joel Roberts Poinsett, a quien se le atribuye ser el primer intervencionista extranjero en México, Chile y Argentina, fue finalmente expulsado por Guadalupe Victoria debido a la presión ejercida por la clase dirigente. Después de Poinsett, Anthony Butler es enviado en 1830 a México. Él tenía la misión de delimitar México mediante la adquisición de Texas y negociar la unión de los estados, luego de los conflictos originados por Joel Poinsett. La gente no sabía que se transformaría en un funcionario de Estados Unidos mucho más funesto que el anterior.

Además de ser un intervencionista norteamericano, es el preservador de la “Flor de Pascua”, “Flor de Navidad” o “Poinsettia”, planta originaria de México que tiene un importante simbolismo para la cultura mexicana. Fue utilizada como remedio medicinal y como ofrenda a los dioses y, en el siglo xvi, fue conocida por los frailes franciscanos que se encontraban evangelizando a la población de Taxco de Alarcón en México; ellos la utilizaban como adorno floral durante las fiestas navideñas. Joel Roberts Poinsett fue médico de formación y gran apasionado de la botánica, hecho que lo llevó a tener un importantísimo invernadero en Greenville, Carolina del Sur. En uno de los múltiples viajes que realizó a México, se encontró con esta llamativa planta de hojas rojas, recogió unos esquejes y los llevó a su invernadero. En Estados Unidos se dedicó a su cultivo y desarrollo. En una ocasión, regaló una planta a sus amistades por Navidad y así nació una entrañable tradición que cada vez fue tomando más fuerza. A raíz de eso, en Norteamérica se empezó a conocer la planta con el nombre de Poinsettia y en EUA se instauró el 12 de diciembre como Día Nacional de la Poinsettia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *